La tía Agatha en pantalla grande

18.5.17


¿Cierto que es hermosa? ¿Que qué es? Pues la portada de la revista Entertainment CON EL CAST DE LA PELÍCULA ASESINATO EN EL ORIENT EXPRESS DE MI QUERIDA TÍA AGATHA CHRISTIE.

Por si no lo sabían, son fan indiscutida de la Dama del Misterio, y el nombre de este blog la honra y conmemora. Así que, aunque Hollywood no siempre hace bien el trabajo, estoy esperando ansiosamente a que llegue noviembre y poder ver en pantalla grande versión 7D esta maravilla.

Asesinato en el Orient Express es una novela de la afamada Agatha Christie, y está protagonizada por su detective más famoso, el señor Hercule Poirot, un belga con un bigote de esos y cabeza con forma de huevo. Lo especial de esta novela es, en primer lugar, su ambientación, con un tren varado en medio de la nieve y un caso de asesinato muy, pero muy complejo. Además, al igual que en otras novelas de la autora con una gran cantidad de personajes, todos están muy bien perfilados, y es sencillo ubicarlos dentro del argumento. Por último, el estilo de Agatha, fluido y directo, agiliza mucho la lectura, capturando al lector que, ansioso, desea llegar a la última página para descubrir al asesinato.

Esta novela compite fácilmente con la obra más reconocida de la autora, Diez Negritos, así que si eso no les llama la atención, les diré que este año saldrá la película con un cast de excelente nivel. No sabemos si será fiel a libro o no, pero de que promete, promete. (La película de 1974 también tenía un reparto bestial, con Lauren Bacall, Ingrid Bergman, Vanessa Redgrave y Sean Connery, entre otros).

Si no han leído a Agatha (a pesar de que para su 125º aniversario hice un tremendo especial recomendándola hasta por los codos), Asesinato en el Orient Express es un excelente punto de partida.

En un lugar aislado de la antigua Yugoslavia, en plena madrugada, una fuerte tormenta de nieve obstaculiza la línea férrea por donde circula el Orient Express. Procedente de la exótica Estambul, en él viaja el detective Hércules Poirot, que repentinamente se topa con uno de los casos más desconcertantes de su carrera: en el compartimiento vecino ha sido asesinado Samuel E. Ratchett mientras dormía, pese a que ningún indicio trasluce un móvil concreto. Poirot aprovechará la situación para indagar entre los ocupantes del vagón, que a todas luces deberían ser los únicos posibles autores del crimen.
Una víctima, doce sospechosos y una mente privilegiada en busca de la verdad: Agatha Christie construye con esta novela una intrigante historia de suspense que desencadena en una resolución magistral.

5 años de Libros y Misterios

17.5.17


¡Sí! Como lo leen. Este espacio, contra viento y marea, ha logrado mantenerse a flote durante 5 largos años (?). Ha sido difícil, e incluso a veces he pensando en rendirme, pero aquí me tienen, todavía dando la pelea, disfrutando de algo que me gusta y que intento desarrollar aunque la vida se empeñe en lo contrario. Constantemente converso con distintas personas sobre lo que los libros son para mí: algo que llena un espacio en mi corazón, algo que satisface una necesidad muy propia, y por ello Libros y Misterios continúa con vida.

Este blog nació un 17 de mayo de 2012, y desde ese entonces ha pasado por varias etapas. Me vio luchar contra mi carrera, titularme y enfrentarme al mercado laboral, pero también me acompañó descubriendo clásicos, leyendo mucha más fantasía, amando (y odiando) la literatura juvenil, participando en eventos tanto de mi zona como en otras regiones, planeando maldades con otros blogueros, creando un club de lectura para compartir mi pasión por los libros con otras personas igual de fanáticas.

Libros y Misterios me ha permitido aprovechar muchas oportunidades y conocer a personas maravillosas. Por eso, este año, le doy las gracias a este espacio.

Gracias, Libros y Misterios, por estar ahí. Espero que me acompañes un año más... y otro, y otro.

PD: Atentos el fin de semana al blog y a instagram. Se vienen sorpresas, ea, ea.

Trono de cristal ~ Sarah J. Maas

15.5.17

Throne of Glass · Sarah J. Maas
Throne of Glass #1 (de 6)
Alfaguara · 2017
528 páginas
ISBN 9789877383171
Trono de cristal · Corona de medianoche · Heredera de fuego · Reina de sombras · Empire of storms
En un mundo sin magia, y tras un año de trabajos forzados en las minas de sal, una joven asesina es convocada al palacio. Pero ella no acude para acabar con el sanguinario rey que gobierna desde su trono de cristal, sino para conquistar su propia libertad. Si vence a veintitrés asesinos, ladrones y guerreros en una competencia a vida o muerte, será absuelta de prisión para ejercer como campeona real. Su nombre es Celaena Sardothien.
El príncipe la provocará. El capitán de la guardia la protegerá. Una princesa de lejanas tierras se convertirá en su amiga. Pero algo maligno mora en el castillo y está ahí para matar. Mientras sus competidores van cayendo uno a uno, la lucha de Celaena por su liberación deviene una lucha por la supervivencia y una incesante búsqueda del origen del mal antes de que éste destruya su mundo.
Dos hombres la aman.
El mundo entero la teme.
Y solo ella puede salvarse a sí misma.

Comentario personal

El hype le hace mucho daño a una novela. El hype… y los comentarios en contra. Por un lado, pensaba encontrar en Trono de cristal la novela del siglo, y por otro, una bazofia. Pues bien, no hallé ni lo uno ni lo otro. Si tengo que ser sincera, Trono de cristal es un libro más; cogiéndolo sin expectativas puede resultar una lectura grata y entretenida. Eso fue para mí. Claro, tiene sus puntos negativos, pero por suerte no me afectaron demasiado y pude disfrutar la historia de Celaena Sardothien.

Todas las mañanas, al despertar, se repetía para sí: «No tengo miedo».

Quizá el primer escollo con el que se encuentra uno en esta novela es la misma Celaena. Su personalidad arrogante, orgullosa y narcisista resulta repugnante al principio, pero con un par de capítulos comprendemos que Celaena fanfarronea como el que más, que es una niña caprichosa y que, a pesar de ostentar el título de “asesina”, en realidad es apenas una chiquilla. Al final acabé riéndome un montón con sus bobadas, a pesar de que su lado ligero se contrapone a la cuota de dramón que la autora quiso añadir. Puede parecer una Mary Sue al uso, sin embargo, Celaena no lloriquea por los rincones por los machos de turno dándose con una piedra en el pecho porque es fea, sino que se considera bella, talentosa y tiene un par de defectos que jamás supera.

Como en una buena novela juvenil, tenemos a dos chicos por los cuales suspirar. Por un lado, Dorian, el príncipe de Adarlan, guapo, mujeriego y simpático, que rápidamente se ganó mi afecto por su carisma. (Por momentos lo comparaba con Kvothe y Kelsier por su personalidad chispeante). Chaol, en contraposición, es el personaje frío, que tiene un corazón blandito pero que el resto no ve. Últimamente me siento más inclinada a mostrar mi favor a personajes como Dorian, solo porque son una especie de alivio cómico, así que lo siento Chaol, pero no eres santo de mi devoción.

Tenía intención de ganar. Vencería, serviría al rey y luego desaparecería en la nada, y no volvería a pensar en castillos, reyes o asesinos [...].
No estaba predestinada a hacer nada. Ya no.

Como indica la sinopsis, Celaena es convocada a palacio para participar en una competición. Si gana, podrá conseguir su libertad. Si pierde volverá a Endovier, un campo de exterminio, donde le aguarda la muerte. De por medio, deberá lidiar con entrenamientos, conspiraciones, intrigas palaciegas, coqueteos, un par de asesinatos macabros, una princesa extranjera, vestidos y fiestas, etcétera.

Está demás decir que poco y nada vemos de la asesina que nos anuncian en todos los capítulos; ojalá Sarah J. Maas solucione este detallito en los siguientes libros. Maas lo justifica lisa y llanamente con el año que Celaena ha pasado en Endovier, donde la soledad y los maltratos han debilitado su cuerpo y espíritu. Y bueno, lo puedo perdonar únicamente porque sé que estoy delante de una saga de seis libros, y el primero es, por default, en el que se presentan los personajes y se introduce la trama que se enredará en los siguientes.


Asimismo, nos encontramos con un par de clichés, pero no siento que me hayan impedido avanzar con la lectura (peores fueron los de Dorothy debe morir; quizá eso me ayudó con éstos), además, la narrativa es ligera y ágil, lo que permite avanzar rápidamente las páginas. El ritmo es fluido, y de vez en cuando aparecen pistas que permiten que el lector vaya armando el rompecabezas que supondrá la saga.

¿Podía un solo hombre destruir todo un mundo?

Quizá el mayor pecado de este primer libro es ser demasiado superficial, sobre todo lo que respecta a la construcción de Dorian y Chaol, y al villano, el rey de Adarlan. A diferencia de otros libros, donde el villano se roba la película (Levana 💙) sentí que el rey de Adarlan era un monigote que Celaena temía porque sí, y no porque fuera el destructor de reinos que —se supone— es. Nuevamente, debo creer que sabré más en Corona de medianoche.

Carece de acción, sí, pero después de leer Elantris y Mansfield Park justo antes, una lectora puede superar cualquier libro que no sea una vorágine de escenas sangrientas. La acción está sobrevalorada.

Lo mejor del libro es lo risible que resulta en ocasiones. Lo comenté en Goodreads, y lo repito acá: Trono de cristal pareciera ser una sátira de las novelas de fantasía. Hay muchas escenas divertidas que se salen del molde de una novela épica, y qué hablar de Celaena, la asesina a la que le gustan los vestidos, los dulces y los cachorros.

El wordbuilding, aunque escuálido en esta primera entrega, promete y mucho, especialmente por todo el rollo de esos reinos y planos más allá del conocido. Me encantan las teorías de multiversos y mundos paralelos.

La muerte o la libertad aguardaban en aquella mesa. Su pasado y su futuro estaban sentados en un mismo trono de cristal.

Ahora bien, un par de apreciaciones personales a raíz de los muchos comentarios que se encuentran en la web. Esperaba encontrar un triángulo amoroso cuando no lo hay. Será porque a la gente le gusta shippear a Pedro, Juan y Diego, pero en ningún momento sentí que pasara algo serio entre la protagonista y los dos galanes de turno. De hecho, ya que a veces se habla de una conexión mística, preveo que hay algo más detrás de esas relaciones, un lazo no necesariamente romántico. Como si fuera poco, Celaena menciona en varias ocasiones la pérdida de un compañero, y es en esas líneas que uno reconoce que todavía está de duelo y no puede tomar a nadie en serio.

También, y aquí tal vez puedan entrar ustedes con sus comentarios (¡pero sin spoilear!) es lo mucho que me recordaba la fama de Cealena a la fama de Kvothe de El nombre del viento. No sé si estoy en lo cierto o no, o tiene que ver con que el libro parezca una parodia de la fantasía épica, pero a ratos sentía que la fama de Celaena era más bien una leyenda autoconstruida, una especie de mantra que la protegía para no sentirse débil ante el malo de turno. Desconozco si en los libros siguientes se demostrará lo contrario, pero esa línea de pensamiento justificaba muchas de las actitudes de la protagonista y me hacía sentido. En caso contrario, qué chascarro.

Resumiendo, si bien Trono de cristal no resultó ser la asombrosa historia que me prometían en la blogósfera, sí me entretuvo bastante, y sé apreciar un libro que me hace reír y me atrapa con sus personajes e historia. Bien por ti, Celaena.


PD: ¿Que este libro está ligeramente inspirado en La Cenicienta? Hablando en serio, nunca lo pensé. De hecho, si no lo leo en la reseña de Nicis en Goodreads, ni me entero.
PD2: Maldito spoiler que me has arruinado todos los libros siguientes.

Gracias a Penguin Random House por el ejemplar para esta reseña.

Qué leer #5

13.5.17


Novedades del mes en curso que son de mi interés,
o que ya he leído y debo recomendar.
¡Hola! ¿Qué tal? ¿Cómo los trata mayo? Acá llueve y me dan ganas de ponerme a leer un una tacita de leche de con chocolate envuelta en mi manta regalona 💙

A continuación voy a compartir algunas novedades de mayo que llamaron mi atención. Dos de ellas ya están en mi poder, otra viene en camino, así que tarde o temprano tendrán la reseña por acá.



Cuando terminé PS. I still love you de Jenny Han, creí, como todos, que la historia de Lara Jean había llegado a su fin. Sin embargo, la autora nos sorprendió al anunciar una continuación. Personalmente, veo ese tercer título como algo innecesario, considerando como acabó el segundo, pero ya saben cómo somos los lectores: lo compré. Mi fiel informante, Nicis, me comentó que Always and forever, Lara Jean no es un fiasco así que le daré una oportunidad. No me decepciones, Jenny Han. Mi lista negra todavía tiene dos autores... y llevan mucho tiempo allí.

Gracias a PRH, este mes llegaron a tierras chilenas La chica que dejaste atrás, Diabólica y El zorro y la estrella. La chica que dejaste atrás lo dejé pendiente para fin de año (tal vez lo compre en FILSA o en el cyberday de octubre). Diabólica y El zorro y la estrella fueron los títulos que los amigos de PRH me cedieron para reseñar este mes, así que les tengo muchas ganas. Particularmente a El zorro y la estrella, que tiene una edición preciosa y promete ser de esas historias con moraleja que me encantan.

En último lugar, y considerando lo fan que soy de Robin Hobb, este mes se publica Assassin's Fate, el último título de la trilogía Fitz and The Fool y, a su vez, la novela cierre de la gran saga The Realm of the Elderlings, o como la conocemos en español, El reino de los Vetulus. Inserte chillido fangirl aquí. ¿Entienden lo que significa esto? ¡ES EL FINAL DE LA HISTORIA DE TRASPIÉ Y EL BUFÓN! ¡YA NO VOLVERÉ A LEERLOS! ¡DEBO DOSIFICAR AÚN MÁS ESTA SAGA! ¡TENGO MIEDO! ¡FEELS!

Les dejo una gráfica para que comprendan de qué estoy hablando 💖

Fin de la transmisión.

Los malvados se alzarán ~ Danielle Paige

7.5.17

The wicked will rise · Danielle Paige
Dorothy must die #1 (de 4)
Roca · 2016
304 páginas
ISBN 9788416498857
Dorothy debe morir · Los malvados se alzarán · Baldosas amarillas en guerra · El fin de Oz
En esta oscura y trepidante continuación de la serie Dorothy debe morir, Amy Gumm deberá hacer todo lo que esté en sus manos para matar a Dorothy y liberar a Oz de su tiranía. Para convertir Oz de nuevo en una tierra libre, a Amy Gumm le fue asignada una misión: arrebatarle el corazón al Hombre de Hojalata, robar el cerebro del Espantapájaros, despojar al León de su valor y la consigna final: Dorothy debe morir. Pero Dorothy aún continúa con vida. Y ahora la Orden Revolucionaria de las Brujas ha sido desterrada y la misteriosa princesa Ozma puede que sea la única aliada de Amy para llevar a cabo su misión. Conforme Amy va descubriendo toda la verdad de la tarea que le fue encomendada, se dará cuenta de que su verdadera casa en Kansas puede que también esté en peligro.
En un mundo en el que la línea entre el bien y el mal es tan frágil como el viento, ¿en quién podrá confiar Amy y quién realmente está embrujado?

Comentario personal

Dorothy debe morir fue un libro que me dejó una grata impresión. He pregonado por todos lados que me encantan los retelling, y el mundo de Oz es muy atractivo de re-explorar. Así que leí Dorothy, me gustó, y empecé Los malvados se alzarán con expectativas moderadas tirando a altas.

Pasó que llegué hasta la mitad del libro y me detuve a pensar “¿por qué estamos dando tumbos?”. A diferencia de Dorothy debe morir, su continuación tiene un grave problema, y es la continuidad y el ritmo. Los malvados se alzarán es un libro muy disperso, con escenas interesantes pero que se sienten muy desconectadas las unas de las otras. En un momento estamos en un momento lleno de acción, en otro estamos también en un momento de acción, y en otro también. Y cuando llega el descanso, se nos bombardea con dudas, con magia incomprensible, con más acción.

Tal vez, lo que nos unía, a Dorothy, al Mago y a mí, era el hecho de que en nuestro mundo nunca llegamos a encajar del todo.

Como si fuera poco, Amy titubea y se cuestiona demasiado, redundando en monólogos filosóficos que en vez de respaldar las decisiones de la protagonista, sólo sirven para recordarnos que claramente no está capacitada para el cargo.


Lo bueno de Los malvados se alzarán es el mayor protagonismo de Ozma y Peter. Ambos resultan cautivantes a su manera, y prometen mucho. También se agradece la aparición de Polícroma y Bright, aunque no sea tan extensa como me gustaría, y la del Mago, fugaz pero sorprendente.

Eché de menos a la coalición malvada, especialmente a Glamora; espero que en Baldosas amarillas en guerra sí sean importantes para la trama. Del bando enemigo, es Glinda quien esta vez brilla por sus triquiñuelas. Borra cualquier imagen previa que uno tenga de la Bruja Buena del Norte, sustituyéndola por una mujer manipuladora y con un par de misterios de por medio.

Nunca pensé que el mago pudiera ser tan cretino.

Sobre Oz, pues la cosa se vuelve más oscura y turbulenta, lo que me encanta. El giro del final puede no ser muy original, pero sí queda espectacular después de todos los paseos que se dan Amy y compañía por todo Oz.

En resumen, creo que Dorothy debe morir sigue siendo superior, pero Los malvados se alzarán es necesario para plantear un par de temas que, seguramente, serán vitales para las aventuras de Amy Gumm en los dos libros siguientes.


Gracias a Penguin Random House por el ejemplar para esta reseña.

Historias de cronopios y de famas ~ Julio Cortázar

2.5.17

Historias de cronopios y de famas · Julio Cortázar
Antología
Debolsillo · 2017
136 páginas
ISBN 9789875782273
Historias de cronopios y de famas es uno de los libros legendarios de Julio Cortázar. Postulación de una mirada poética capaz de enfrentar las miserias de la rutina y del sentido común, el autor toma aquí partido por la imaginación creadora y el humor corrosivo de los surrealistas. Esta colección de cuentos y viñetas entrañables es una introducción privilegiada al mundo inagotable de uno de los más grandes escritores de este siglo y un antídoto seguro contra la solemnidad y el aburrimiento. Sin duda, Cortázar sella un pacto de complicidad definitiva e incondicional con sus lectores.

Comentario personal

Después de releer Final del juego, esa antología de mis años adolescentes que me trae recuerdos sobre el realismo mágico y Gabo García Márquez, decidí continuar con uno de sus libros más rimbombantes, Historias de cronopios y de famas. Debo admitir que me acerqué a este libro con grandes expectativas, y lamentablemente no las cumplió al ciento por ciento, quizá porque, si bien esta antología retrata otras facetas de Cortázar como escritor, me siento más cómoda con otras de sus historias.

Los cuentos que incluye Historias de cronopios y de famas se organizan en cuatro partes. La primera, "Manual de instrucciones", es una sección muy imaginativa y que hasta me sacó risas por lo absurdo del contenido, especialmente las Instrucciones para cantar (una manera muy sutil de decirle a algunos que son buenos intérpretes).

Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire.

"Ocupaciones raras" reúne varios cuentos de una extraña familia que habita en la calle Humboltd. Es la parte que menos me gustó, quizá porque el narrador no fue de mi agrado; puedo achacarlo a una cosa de percepción, pues no tengo otra justificación. Pérdida y recuperación de pelo es el cuento de la proyección, de los “y si” con el que muchos de nosotros nos torturamos, pero con un ejemplo burdo e insensato que refleja lo inútil de ciertos propósitos.

"Material plástico" son cuentos con un marco de “trabajo”, rozando la formalidad, aunque también se enfocan en objetos y situaciones del día a día. El diario a diario y Aplastamiento de las gotas fueron de mis favoritos, quizá por la poesía subyacente y el embellecimiento de lo cotidiano.

Tristes gotas, redondas inocentes gotas. Adiós gotas. Adiós.

"Historias de cronopios y de famas" es la última parte de la antología y la que le da el nombre a la misma. Al principio no comprendemos de qué van los cronopios, las famas y las esperanzas, pero más temprano que tarde recordamos quién era Cortázar, y qué acostumbraba hacer con el mundo que le rodeaba. No ajeno a su país natal y su sociedad, en esta última parte el autor nos enseña el clasismo imperante en la Argentina de su época a través del mutuo desprecio entre cronopios, famas y esperanzas, y cómo cada clase vive la vida a su manera, con mayor o menor responsabilidad, interpretando los mismos hechos de distinta forma.

Resumiendo, Historias de cronopios y de famas demuestra nuevamente la versatilidad de Cortázar como autor, pero, también, cómo era capaz de abstraer lo común y corriente y dotarlo de divinidad al jugar con el lenguaje magistralmente. Cuando autores actuales se regodean en la narrativa típica y sencilla, Cortázar se arriesga… y gana. Una antología para quienes quieran apreciar su propia vida desde una perspectiva pintoresca.


Gracias a Penguin Random House por el ejemplar para esta reseña.

Final del juego ~ Julio Cortázar

25.4.17

Final del juego · Julio Cortázar
Antología
Debolsillo · 2017
168 páginas
ISBN 9789875782266
Dieciocho relatos que consagraron a Julio Cortázar como uno de los mejores cuentistas argentinos.
Empeñado en transgredir las leyes de la narrativa convencional, en estos relatos Julio Cortázar combina la intertextualidad, un uso inédito de lo coloquial y el juego interminable para hacer entrar al lector en un particularísimo universo donde nada es lo que parece. El magistral "Continuidad de los parques", "Los venenos", "Axolotl" y "La noche boca arriba" son algunos de los míticos relatos que componen este volumen imprescindible.

Comentario personal

Mi historia con Julio Cortázar es antigua y está cargada de nostalgia. Lo conocí en la enseñanza media, cuando el plan lector incluía lecturas representantes del realismo mágico y el boom latinoamericano. Recuerdo que en el libro del gobierno para el ramo de lenguaje se incluía el cuento “Continuidad de los parques” y aluciné con la narrativa de Cortázar. Desde ese momento me propuse leer Rayuela… y de eso han pasado alrededor de 10 años. Sí, apesto con mis propósitos lectores.

Había empezado a leer la novela unos días antes.

Así que una buena manera de retomar mi relación con este autor fue sumergirme nuevamente en esta colección de cuentos que sintetizan su estilo de manera perfecta. Cortázar es un escritor complejo, que desafía al lector, y Final del juego es el libro ideal para quien no conoce al autor y quiere descubrir de qué trata su propuesta.

Los cuentos que incluye esta antología son muy variados y desvirtúan un poco la definición del realismo mágico, proponiendo cosas nuevas. Mi favorito por los siglos de los siglos será “El río”, ya que en sólo 3 planas el autor hace maravillas con el lenguaje y nuestra percepción. El ya mencionado “Continuidad de los parques” es mi segundo favorito porque además de ser un ejercicio de temporalidad y planos de realidad, su cuota policíaca es fenomenal (mi amor por Agatha Christie me obliga a apreciar esas aristas en todo tipo de historias). Por último, destaco “La noche boca arriba”, pues a pesar de leerlo por primera vez hace más de 10 años, es un relato que siempre recuerdo y releo; creo que algo me une a él.

Hubo un tiempo en que yo pensaba mucho en los axolotl. Iba a verlos al acuario del Jardín des Plantes y me quedaba horas mirándolos, observando su inmovilidad, sus oscuros movimientos. Ahora soy un axolotl.

¿Por qué leer a Cortázar? Porque es un representante excelente de un estilo que, si bien nació en Europa, alcanzó su esplendor en nuestro continente allá por los 60-70, y demostró que la literatura latinoamericana no tiene nada que envidiarle a las del resto del mundo. Si quieres leer algo distinto, escoge este libro. No te arrepentirás.

¿Por qué no digo más? Porque a Cortázar hay que leerlo sin miedo, sin referencias y sin expectativas. Es un autor que no sigue los cánones, que sorprende página a página, y en Final del juego no suelta al lector hasta que admite que en un relato austero puede existir un mundo imposible.


Gracias a Penguin Random House por el ejemplar para esta reseña.

Qué leer #4

18.4.17


Novedades del mes en curso que son de mi interés,
o que ya he leído y debo recomendar.
¡Hola! ¿Cómo se encuentran? Espero que bien. Yo he estado atareada, pero pensando en que es momento de acabar con esta rutina que me impide leer y bloguear. Creo que han leído esto antes, pero créanme, voy a tomar medidas drásticas esta vez.

En esta ocasión quiero compartir con ustedes las novedades del mes, y como es usual en esta renovada sección, comentar mi opinión o qué espero de estos nuevos exponentes de la literatura universal :)


Pasajera de Alexandra Bracken es un libro qué pensé comprar en inglés cuando se anunció. Sin embargo, después lo encontré muy carito en Booky y me retracté. Pasa que cuando terminé la trilogía Las leyes del mar de mi diosa Robin Hobb, me dio una ansiedad por leer libros con temática náutica o con piratas de por medio, y Pasajera además tenía un plus: viajes en el tiempo espacio. ¡Tenía que leerlo! El que sea una biología es además muy atractivo; sin embargo, su precio seguramente sea elevado (ya sabes que RBA es oro por estos lados). No sé si cumpliré mi propósito, pero tal vez caiga... ojalá más temprano que tarde. Se publica este mes en España.

El odio que das de Angie Thomas se vende solo. No era necesaria esa frasecita de Green en la portada, por favor. ¿Acaso el título no es suficientemente atractivo? He leído algunas reseñas que lo promocionan como una lectura de otro calibre. No sé si creerles, pero tengan por seguro que apenas pueda le daré una oportunidad porque me llama terriblemente la atención. Disponible este mes en México.

A Chile, gracias a PRH, llega Los malvados se alzarán, segunda parte de la saga Dorothy debe morir. Lo leeré porque la primera parte me pareció entretenida, y ya saben lo mucho que me gustan los retelling. Espero grandes cosas, pero Angie ya me advirtió que bajara un pelín mis expectativas.

También, al fin, tenemos en Chile Trono de cristal, la aclamada novela que da inicio a la saga de Celaena Sardothien, y que ha entronizado a Sarah J. Maas como una de las autoras must-buy de muchos lectores de YA. No sé si esta señora logrará volarme la cabeza, pero tengo fe en que algo debe tener esta historia. ¿Cómo se justifica tanto hype, si no?

Por último, gracias a los amigos de Ediciones B, la tercera parte de la primera trilogía Mistborn, El héroe de las eras. Aplausos por favor para nuestro amigo y compañero, ¡Brandon Sanderson! Actualmente leo El pozo de la ascensión y temo por mi vida y por la de mis queridos personajes. Lo único que pido es que no muera Vin por favorcito Sanderson, apiádate de ella.

Una fotito para compartir mi amor por esta historia.

Cuénteme si alguna novedad les llama la atención, o si han visto otra que merezca la pena anotar en la eterna wishlist.

El arte de reseñar

16.4.17


Hace unas semanas, en una conversación muy florida y con muchos descargos entre Nicis, Angie y yo, salió el tema de las reseñas, y qué es reseñar, a raíz de los protocolos para colaborar con editoriales y de los blogueros y booktubers que hacen cualquier cosa con tal de conseguir libros (ya sea plagiar, subir reseñas que en realidad solo exhiben el libro como objeto, etc, etc).

Y nos pusimos a despotricar porque hay mucha gente que dice “reseñar” un libro, pero que en realidad le venden la pomada al mundo entero porque su reseña no es más que el reciclaje de la sinopsis de X libro o una simple reinterpretación de otras reseñas léase reinterpretación de una manera muy libre.

Entonces, ¿qué es reseñar?


Mucho se ha debatido sobre el tema, sobre todo cuando, a lo lejos, aparece un académico John Doe en la web hablando sobre que los jóvenes no tienen idea de libros, y que nuestras reseñas son una sarta de estupideces y sólo la crítica profesional es la que cuenta a la hora de juzgar un libro.

Así que, repito, ¿qué es reseñar?


Si nos vamos al Diccionario de la Real Academia Española (a la que ya no le creo demasiado porque decidieron abolir el uso del tilde en la palabra sólo) dice sobre la reseña:

Noticia y examen de una obra literaria o científica (entre otras cosas que no vienen al caso).

Definiéndose noticia como “Noción o conocimiento sobre una materia o sobre un asunto” y examen como “Indagación y estudio que se hace acerca de las cualidades y circunstancias de una cosa o de un hecho”.

Asimismo, podemos también definir comentario:

Juicio, parecer, mención o consideración que se hace, oralmente o por escrito, acerca de alguien o algo.

Y opinión…

Juicio o valoración que se forma una persona respecto de algo o de alguien.

En resumen...


Y siendo un poquito flexibles, hablamos de la misma cosa: el acto de compartir nuestro parecer con respecto a una obra literaria con otros. Este parecer es un juicio, referente a juzgar “formar opinión sobre algo o alguien” o “creer u opinar algo”, una valoración personal sujeta a una multiplicidad de factores, que arrojan una opinión, una expresión de nuestras ideas y pensamientos después de un proceso de asimilación.

Por ello, reseñar, opinar o comentar no es un acto mecánico. Una reseña no es como respirar, sino que requiere que el sujeto estudie, investigue, aprenda, y luego emita su juicio. Que este juicio, a su vez, sea académico, razonable, políticamente correcto o sentimental, no viene al caso. No obstante, lo fundamental es el proceso previo, el juicio, que se forma, se construye y luego se divulga.

Reseñar, en consecuencia, conlleva tiempo y esfuerzo. Cuando reseñamos no elegimos palabras al azar para ensalzar o destruir (metafóricamente hablando) un libro. No. Es como el arte de escribir, en todo su esplendor, pero más efímero, con un resultado más breve, y quizá menos potente, pero no por ello menos importante.

Porque las palabras quedan. Hay responsabilidad en lo que decimos. Y por eso molesta e incomoda cuando algunas “reseñas” se promocionan como tales, cuando son una parodia de lo que realmente significa reseñar, comentar u opinar.

Opinamos día a día, consciente e inconscientemente. Sin embargo, reseñamos libros más que conscientemente. Nos abstraemos, le damos vuelta a las ideas una y otra vez, reescribimos, pensamos en la mejor manera de expresarnos, nos emocionamos, nos enojamos, reímos.

No mecanicemos el arte de reseñar. No lo veamos como una trivialidad. No es un trabajo, cierto, pero tampoco es tan insignificante como algunos parecen pensar. En este mundo tan automatizado, donde todo es inmediato, donde la información vuela, nuestras reseñas son un eco de la vieja escuela, un ejercicio que vale la pena practicar y conservar. Puede que el arte de reseñar no sea un arte en toda regla, pero muy bien nosotros podemos convertirlo en uno, siempre y cuando lo desarrollemos juiciosamente.

#Reseñassonreseñas
#Elartedereseñar

Elantris ~ Brandon Sanderson

11.4.17

Elantris · Brandon Sanderson
Elantris #1 (de 3)
Nova · 2016
800 páginas
ISBN 9788466658843
Bienvenidos a la ciudad de Elantris, la poderosa y bella capital de Arelon llamada la «ciudad de los dioses». Antaño famosa sede de inmortales, lugar repleto de poderosa magia, Elantris ha caído en desgracia. Ahora solo acoge a los nuevos «muertos en vida», postrados en una insufrible «no-vida» tras una misteriosa y terrible transformación. Un matrimonio de Estado destinado a unir los reinos de Arelon y Teod se frustra, ya que el novio, Raoden, el príncipe de Arelon, sufre inesperadamente la Transformación y se convierte en un «muerto en vida» obligado a refugiarse en Elantris. Su reciente esposa, la princesa Sarene de Teod, creyéndolo muerto, se ve obligada a incorporarse a la vida de Arelon y su nueva capital, Kae. Mientras, el embajador y alto sacerdote de otro reino vecino, Fjordell, usará su habilidad política para intentar dominar Arelon y Teod con el propósito de somerterlos a su emperador y su dios.

Comentario personal

Al empezar a leer esta edición de Elantris, me encontré con una presentación de Miquel Barceló, el editor, y un prefacio del genialoso Dan Wells. Ambos apuntaban a lo mismo: la novela que empezaba a leer escaparía de lo usual. Debo decir que acertaron casi un 100%.

La eternidad terminó hace diez años.

El punto fuerte de este libro es su protagonista, Elantris. Sí, la ciudad como centro de acción y problemática principal es, con mucho, lo mejor de la novela. Es difícil determinar qué hace tan especial a la ciudad de Elantris. Quizá esa introducción, donde se explica que la eternidad acabó hace 10 años, y Elantris, ciudad de dioses y luz, no es más que un antro de muertos vivientes y un recordatorio constante sobre un pasado esplendoroso que cayó en desgracia. Elantris, con sus callejuelas llenas de mugre, sus edificios con aire griego, sus ciudades hermanas y sus pobladores, los elantrinos, antiguos seres divinos y ahora estropajos sin vida y llenos de dolor… En fin. Las novelas en que la arquitectura y el urbanismo son el plato fuerte me ganan irremediablemente.

Sin embargo, también son especiales los personajes que ha creado Sanderson para permitirnos conocer la historia de Elantris. Es verdad que ha caído en varios clichés (y quizá se le pueda justificar ya que fue su primera novela publicada), pero, incluso con esos detalles, los personajes de Sanderson son carismáticos y se ganan rápidamente el afecto del lector.

Raoden es el protagonista idealista, el líder natural, un hombre bueno y gentil que se ve afectado por la Transformación, la Shaod, y debe ser encerrado en Elantris. Allí, con ayuda de Galladon y muchos libros llenos de polvo intentará encontrar la respuesta al por qué los elantrinos perdieron sus poderes de la noche a la mañana. Raoden es el personaje estratega, aquel que en medio de la tormenta analiza con detalle las cosas para hallar la solución. No obstante, el gran problema de Raoden como personaje es su perfección: Raoden mismo es la respuesta a las plegarias de Elantris, aunque a veces el autor trate de decirnos lo contrario, y es demasiado conveniente que termine en medio del conflicto.


Sarene, la princesa de Teod que por un matrimonio político llega a vivir a Arelon, es la chica vivaz, temperamental, que prefiere los tejemanejes diplomáticos y la esgrima a coser y bordar, es decir, la chica no-femenina que trata de imponer un protagonismo “diferente”. Por suerte Sarene no es antipática, y su actitud burlesca hacia la vida y los demás la salva de ser un completa Mary Sue (aunque la cantaleta de “nadie me querrá jamás” fue demasiado para mí).

El antagonista, sin querer queriendo, es Hrathen, un sacerdote del Imperio Fjordell que debe convertir al pueblo de Raoden en tres meses, en caso contrario el emperador Wyrn arrasará Arelon. Hrathen es quizá el personaje más complejo, al que no se puede odiar por estar atrapado entre la razón, la fe y su sentido del deber, y es el que más evoluciona durante la novela.

Hrathen es también el personaje que introduce el conflicto político-religioso. Como fue en nuestro mundo hace varios siglos, en el continente de Opelon hay una lucha ideológica asociada a dos religiones hermanas, el shu-dereth y el shu-korath. La primera es el estandarte del Imperio Fjordell, con el emperador Wyrn a la cabeza, quien recibe instrucciones directamente de Dios, Jaddeth. El shu-korath, por otro lado, predomina en Arelon y Teod, las dos naciones que han conseguido resistir a Fjordell. Quizá Sanderson se quedó un poco corto en explicarnos específicamente en qué consiste cada doctrina; sin embargo, también hay que reconocer que de haberlo hecho Elantris fácilmente habría sobrepasado las 1000 páginas. ¿Alguien se hubiese quejado? Yo no.

La política también tiene suma importancia en Elantris. Con los elantrinos y su majestuosidad en el olvido, el rey Iadon ha impuesto un sistema nobiliario absurdo que agoniza. Nobleza y poder adquisitivo van de la mano; es así que aquellos nobles que han sabido acumular riqueza pueden conservar sus títulos y tierras. Los que no… más les vale huir por sus vidas. Las tretas entre nobles son comunes, y es gracias a Sarene que nos vamos enterando del panorama en palacio, y cómo se va tornando más oscuro.

A pesar de sus ochocientas páginas, Elantris se lee rápidamente. La prosa de Sanderson es sencilla y fresca, y la táctica utilizada para desarrollar la historia, con tres puntos de vista alternados, consigue que el lector lea velozmente y no se sienta amedrentado por el grosor del libro.

Un plus, que a algunos puede parecerles una debilidad, es que Elantris casi no tiene acción: es una novela de exploración, de descubrimiento y de intrigas. Sí, es verdad que llegamos a un clímax y después todo se va al carajo, pero antes de eso hay más de 700 páginas en las que se explora la vida en Kae, en Elantris, la magia de los aones (un sistema mágico fenomenal, aunque no necesariamente original), los seones, el pasado de Arelon, etcétera, etcétera. En resumen, que Brandon Sanderson nos da un buen bocado de la historia de Elantris.

La gente tal vez no lo supiera todavía, pero Hrathen era lo único que se interponía entre ellos y la aniquilación. Habían desafiado arrogantes a Jaddeth y Su pueblo durante demasiado tiempo. Hrathen era su última oportunidad.
Algún día lo llamarían su salvador.

Por otro lado, el concepto del Dor, un poder que bendice/maldice a los habitantes de Arelon es genial, por decir lo menos. Hablar de los aones sería spoilear gran parte de la trama, así que les diré que a pesar de no ser algo innovador, sí la forma en la que está planteado el sistema mágico de Sel —el mundo en el que se desarrolla la historia— es impresionante, sobre todo cuando el autor nos suelta unas piezas de información hacia al final que derrumban todas nuestras creencias.

No obstante, hay 3 puntos por los que no puedo ponerle la nota máxima a esta obra. Dos son cosas de apreciación, y no ahondaré en ellos because spoilers, pero uno, el más importante, es el que realmente me incomoda en una novela de esta envergadura: Sarene no puede ser el único personaje femenino importante. Nope. Esto es algo que Sanderson seguramente mejora en sus otros libros; en Elantris, la falta un personaje que le haga el contrapeso a Sarene es un agujero tremendo en la trama (perdón, Brandon, pero tenía que decirlo).

Dejando a un lado esos puntos flacos, Elantris es un ejercicio que encanta a todo tipo de lector, siempre y cuando esté abierto a descubrir otro tipo de fantasía: más pausada, con personajes redondos y con un mundo rico en detalles y que da para un universo completo. Si aún no conoces a Brandon Sanderson, Elantris es un excelente punto de partida. Por mi parte, definitivamente leeré todo lo que publique este hombre porque, rayos y centellas, ¡es demasiado genialoso para su propio bien!


Gracias a Ediciones B por el ejemplar para esta reseña.

Qué leer #3

12.3.17


Novedades del mes en curso que son de mi interés,
o que ya he leído y debo recomendar.
¡Hola! ¿Cómo están? Espero que bien. Yo estoy intentando ponerme al día con muchas cosas durante este fin de semana, y entre esos pendientes cae el blog, que si bien ha vuelto a las andanzas, no está al ciento por ciento. Mirando la fecha me fijé en que era un buen momento para revisar todas las novedades del mes en curso, y como algunos ya saben, la sección renovada Qué Leer es la instancia para compartir mis impresiones con ustedes, así que vamos allá.


En EEUU e Inglaterra este mes se publica Strange The Dreamer de Laini Taylor, y sólo por su título me llama muchísimo la atención. ¿Se relacionará de alguna manera con la historia corta La chica que despertó al soñador de la antología Un regalo de mi gran amor? Como si fuera poco, la narrativa de Laini Taylor es encantadora, mucho más trabajada que la de otros libros juveniles.

En España hay dos títulos que en un futuro podría comprar. El primero es La Ira y el Amanecer de Renée Ahdieh, una especie de retelling de Las mil y una noches. Como saben, los retellings son mi debilidad, y este en particular, con su ambientación árabe, se escapa de los tradicionales cuentos de hadas.

El segundo es Tres coronas oscuras de Kendare Blake. No he leído sus libros de Ana vestida de sangre, así que no tengo referencias de la autora. No obstante, basta leer la sinopsis para saber por qué este libro me atrae. ¿Tres hermanas con poderes que deben luchar hasta la muerte por el trono? ¿Dónde firmo? No sé ustedes, pero los libros que tratan sobre los lazos fraternales me parecen distintos, acostumbrados como estamos a que todo sea romance y más romance. Así que Tres coronas oscuras caerá en un momento u otro.

A Chile llega, gracias a PRH, El bazar de los malos sueños del tío Stephen King. ¿Necesita más introducción? El formato también es grato: se trata de una selección de relatos, ideal para intercalar con otras lecturas.

Ediciones B, por otro lado, trae La chica de Summer Hill de Jude Deveraux, una autora que ubico más por sus novelas históricas que por las contemporáneas. Esta en particular se presenta como una especie de guiño a Orgullo y prejuicio, y por eso mismo se quedó en mi retina.

Por último, y no por eso el menos importante, El pozo de la ascensión, continuación de El imperio final de Brandon Sanderson. ¡I need it! Si leen mi reseña sabrán qué tanto me gustó la primera parte de la saga Mistborn, con su mundo tan complejo, sus personajes carismáticos (Kelsier 💙) y el sistema mágico llamado alomancia. Espero volver a adentrarme en esta saga muy pronto.

Eso es todo por este mes. Son bienvenidos a recomendarme otras novedades del mes en los comentarios (para añadirlos a la eterna wishlist, que no hace más que crecer con el paso del tiempo).

Los clásicos de siempre #1

6.3.17

Siempre he pensado que no hay nada más razonable que leer de todo. Quizá, en algún momento de nuestras vidas, tendamos a encasillarnos en un género o un autor, sin embargo, el equilibrio es saludable y lo mejor es practicarlo.

Lo recurrente, en cambio, es que muchos lectores tienden a evitar ciertos libros: los temidos y a veces odiados clásicos. ¿Por qué se han ganado esa mala fama? ¿Tendrán algo que ver las lecturas obligatorias en los colegios? Cuando he hablado con otros lectores al respecto, siempre sacan a relucir lo mucho que odiaron El Quijote de la Mancha, El burlador de Sevilla o el Mio Cid cuando lo leyeron allá por sus 14 o 15 años. Y pienso: hay clásicos y clásicos, y hay momentos y circunstancias para leer este o aquel libro. Claramente, el sistema educativo no vela por esos factores condicionantes, sino que se remite a la parte cuantitativa: hay que leer cierta cantidad de libros al año, y punto.

El tema es que hay clásicos para todos los gustos. De hecho, hay clásicos contemporáneos, libros que sabemos que en cien años más se sumaran a las filas de esos libros atemporales. Puede que el libro que estás leyendo en este momento sea un clásico en cincuenta años más. Por ello, no deberíamos temerles a los clásicos de ayer, los de siempre. Hay déjà vus, hay paradigmas de la literatura universal, hay sorpresas.

Así que esta mini sección, que será esporádica y no demasiado planeada, apuntará a presentarles (o recordarles) aquellos clásicos que vale la pena disfrutar y exhibir en nuestro librero. Diré lo bueno, lo malo y lo feo, así podrán decidir si se ajusta a sus necesidades lectoras. No pretendo realizar un ejercicio extenso, serán más bien un punteo y una que otra apreciación personal sobre ciertos aspectos, que pueden o no ser acertados.


Jane Eyre

1847 · Novela realista

Cuando pienso en Jane Eyre, en primer lugar viene a mi mente el esquema general: chica pobre y desgarbada entra a trabajar en la casa de un gran señor y se enamora de él. Familiar, ¿eh? Es el molde de muchas historias, anteriores y posteriores a la misma.

Pero… Charlotte Brontë escribió una obra mucho más compleja que esta receta repetida a estas alturas. Las Brontë se caracterizan por ser escritoras realistas y costumbristas. A través de su obra conocemos cómo era la sociedad inglesa hace 200 años, e identificamos patrones que perduran hasta nuestros días. Quizá el más fuerte es las diferencias socioeconómicas de los protagonistas.

Lo que hace tan especial a Jane Eyre es que toca la fibra sentimental de lector al presentarnos a una protagonista que, si bien a primera vista es simple y apocada, en realidad es firme, íntegra y espera mucho más de la vida. Jane simula someterse a las restricciones de la sociedad de la época, pero en su mundo interior es libre, e intenta ser fiel a sí misma aunque eso implique tomar decisiones arriesgadas.

Mr. Rochester, por otro lado, es de esos personajes complejos que entendemos en el último tercio de la historia, pues antes de eso es una figura oscura y misteriosa. Mr. Edward Rochester (guiño al nombre, ya saben) es el modelo a seguir de muchos chicos malos de las novelas YA actuales, claro que Mr. Rochester los supera por mucho.

¿Lo malo de Jane Eyre? Que lamentablemente no es posible enfrentarse a esta historia sin conocer de antemano lo que pasará. Con tanta reseña, película y comentarios pululando por todos lados, sabemos de qué se trata el misterio que anuncian casi todas las sinopsis.

¿En qué momento debes leerlo? Cuando tengas tiempo, porque es un libro un tanto largo y complejo, minucioso hasta decir basta (como la mayoría de las obras costumbristas), y en invierno, porque los páramos de Thornfield y lo que ocurre en la casa de Mr. Rochester se adereza mejor con el ulular del viento y un deliciosa taza de té con leche.

Alicia en el País de las Maravillas

1865 · Novela infantil

Leí Alicia ya de mayor, y estoy muy agradecida por ello. Alicia es de esas historias aparentemente infantiles, pero que guardan muchas metáforas y lecciones para todas las edades. A diferencia de Peter Pan o El mago de Oz, Alicia en el País de las Maravillas se equipara a El Principito: una lectura te da un significado, y la siguiente lo cambia o te da otro.

Sin embargo, a pesar de sus acepciones más filosóficas, Alicia también es divertido y conmovedor. Es como una cebolla: lo componen capas y capas de juegos, enseñanzas y miradas.

Sus personajes son memorables: la pequeña niña que se pierde en un mundo demente, el conejo blanco que corre contra el tiempo, el sombrerero loco y la liebre en su eterno mundo del té (voy para allá con mi adicción), el gato de Cheshire, la reina de corazones y sus súbditos. Y cada uno nos deja moralejas descabelladas y cumple un rol en la aventura de Alicia, guiándola de forma a veces tortuosa, a veces sabia, en un mundo que no es otro más que la vida misma.

El universo de Alicia es rico en detalles, en curiosidades, en aspectos que tal vez son risibles en la primera lectura, pero más tarde, dándole vueltas y más vueltas, encontramos que son piezas fundamentales en una historia que funciona como un reloj.

Sin duda, este es un clásico que debería ser leído por todos, ya sea de niños, adolescentes, adultos o ancianos. Alicia en el País de las Maravillas es un libro que de una u otra manera te va a sorprender, y al que volverás cuando necesites un cambio de perspectiva.

Gracias a Penguin Random House por los ejemplares.

El imperio final ~ Brandon Sanderson

1.3.17

The Final Empire · Brandon Sanderson
Mistborn #1 (de 7)
Nova · 2016
663 Páginas
ISBN 9788466658898
El imperio final · El pozo de la ascensión · El héroe de las eras · Aleación de ley · Sombras de identidad · The Bands of Mourning · The Lost Metal
Durante mil años han caído las cenizas y nada florece. Durante mil años los skaa han sido esclavizados y viven sumidos en un miedo inevitable. Durante mil años el Lord Legislador reina con un poder absoluto gracias al terror, a sus poderes y a su inmortalidad. Le ayudan «obligadores» e «inquisidores», junto a la poderosa magia de la «alomancia». Pero los nobles han tenido a menudo trato sexual con jóvenes skaa y, aunque la ley lo prohíbe, algunos de sus bastardos han sobrevivido y heredado los poderes alománticos: son los «nacidos de la bruma» ('mistborns'). Ahora, Kelsier, el «superviviente», el único que ha logrado huir de los Pozos de Hathsin, ha encontrado a Vin, una pobre chica skaa con mucha suerte… Tal vez los dos unidos a la rebelión que los skaa intentan desde hace mil años puedan cambiar el mundo y la atroz dominación del Lord Legislador.

Comentario personal

El imperio final es un libro de comienzos y conclusiones. Es una historia redonda, pero al mismo tiempo abre las puertas a un mundo complejo regido por la alomancia —una especie de magia en la que sus usuarios pueden extraer ciertas características de los metales, permitiéndoles realizar cosas inhumanas— y a un universo aún más grande, el Cosmere. Sanderson se ha lucido con este universo literario, de verdad. Primer libro suyo que leo, y estoy encantada, fangirleando y chillando porque me entregó feels durante toda la lectura, algo siempre digno de aplaudir.

El primer volumen de la saga Mistborn está protagonizado por Kelsier, el Superviviente de Hathsin y un nacido de la bruma (capaz de usar todos los metales alománticos), un nómade un tanto loco que pronto se gana el afecto del lector gracias a su carisma y sencillez. Kelsier es la contraparte de Vin, una chica de la clase más baja en el Imperio Final, una skaa que vive en una banda de ladrones y no confía en nadie. Los caminos de ambos se cruzan cuando Kelsier decide conformar un variado grupo de personajes con un objetivo noble pero imposible: derrocar al Lord Legislador, el gobernante y dios del Imperio Final.

¿Qué pensarían si supieran que su paladín, el Héroe de las Eras, su salvador, dudo de sí mismo? Tal vez no se sorprenderían en absoluto. En cierto modo, eso es lo que más me preocupa. Quizá también ellos duden, en el fondo de sus corazones.
Cuando me miran, ¿será un mentiroso lo que ven?

Brandon Sanderson se esmera en entregarnos personajes muy humanos, con los que nos podemos identificar fácilmente. Aunque Kelsier y Vin son opuestos, logran complementarse y retroalimentarse hasta que comprendemos que son las dos caras de una misma moneda. Kelsier es el hombre que ha sido traicionado pero puede seguir confiando y buscando felicidad; Vin es la chica traicionada que ya no espera nada de nadie, y que sobrevive a base de triquiñuelas y una misteriosa habilidad.

Ambos se ganaron mi simpatía de una manera u otra, aunque debo admitir mi debilidad por Kelsier y su especial personalidad. En un mundo desolador, donde llueve ceniza y la vegetación es marrón, Kelsier es una figura positiva, la única dentro de un sistema subyugante y despiadado. Es fácil comprender qué lo motiva, empatizamos con su situación y queremos que gane.

Vin, por otro lado, es el personaje que crece, que evoluciona, el de la mirada sincera e incrédula. Es gracias a su voz que conocemos mejor a Kelsier, a Ham, a Brisa, a Sazed, y al resto de la banda del Superviviente. Asimismo, Vin es el personaje de los clichés, la chica que descubre que tiene poderes, que pasa de ser una ladrona mugrienta a una chica educada que viste vestidos bonitos, que se enamora a primera vista de un noble, etcétera, etcétera. Quizá este es el mayor detalle del libro, y por el que no le pongo las 5 estrellas, sin embargo puedo comprender por qué Vin tiene estos defectos (tiene que tener algunos también): ella jamás ha tenido nada.

En contraposición está la figura del Lord Legislador. No es sólo un hombre: es Dios, y contra Dios irán nuestros protagonistas, con todo lo que supone desafiar un reinado absoluto de mil años y poner en duda la balanza de lo correcto y lo incorrecto. Sus subordinados, en especial los inquisidores, son criaturas de terror, que reducen al resto de los personajes apenas aparecen. Aunque en el inicio son poco más que un misterio, me ha parecido genial que más adelante Sanderson les otorgue voz e incluso ambiciones.

Kelsier había oído historias.
Había oído susurros de la época lejana en que el sol no era rojo. Tiempos en los que el cielo no estaba cubierto de humo y ceniza, cuando las plantas no luchaban por sobrevivir y los skaa no eran esclavos. Tiempos anteriores al Lord Legislador. Esos días, sin embargo, estaban casi olvidados. Incluso las leyendas se volvían difusas.

Otro plus de este libro, y que espero poder conocer más a fondo en las próximas entregas, es la alomancia. Menuda invención. En esto Sanderson es osado y nos presenta un sistema mágico distinto a los usuales, donde los metales son los protagonistas y otorgan distintas habilidades a los alománticos. Claro, en este primer libro se dan a conocer los aspectos principales de la alomancia; espero que en los siguientes volúmenes se explique cómo fue que surgió.

Por otra parte, la mitología propia de este mundo es algo que le da una complejidad equiparable al de otras grandes obras de la fantasía. Siempre sorprende la inventiva de los autores en estos casos, y Brandon Sanderson ha sabido llevar muy bien el trasfondo de su mundo, dando pequeñas pinceladas para que el lector se asombre. No solo la historia del Imperio Final es interesante; también su sistema político, económico y religioso habla de una imagen mucho más grande, que el autor, estoy segura, pretende mostrarnos tarde o temprano.

Como si fuera poco el clima, la geografía y la arquitectura también son una pasada. ¡Un mundo donde llueve ceniza, donde las plantas verdes son un mito!

En resumen, no sé cómo decir que El imperio final me atrapó, desde su portada hermosísima, su edición bien cuidada, los mapas de las contratapas (los mapas son mi debilidad) y su interior prometedor. Definitivamente, El pozo de la ascensión está en mi lista de pendientes y tiene prioridad.


Gracias a Ediciones B por el ejemplar para esta reseña.

Dorothy debe morir ~ Danielle Paige

8.2.17

Dorothy must die · Danielle Paige
Dorothy must die #1 (de 4)
Roca · 2016
480 páginas
ISBN 9788416700462
Dorothy debe morir · Los malvados se alzarán · Baldosas amarillas en guerra · El fin de Oz
Yo no me he buscado nada de esto. Nunca quise ser una especie de heroína.
Pero cuando toda tu vida es arrastrada por un tornado —y tú con ella— no tienes más remedio que dejarte llevar, ¿sabes?
Sí, claro, he leído los libros. He visto las películas. Conozco la canción sobre el arcoíris y los pajaritos que cantan. Pero nunca esperé que Oz fuera así. Un lugar donde no te puedes fiar de las Brujas Buenas, donde las Brujas Malvadas quizá sean las buenas de la película y donde los monos alados pueden ser ejecutados por sedición. Sí, sigue habiendo camino de baldosas amarillas, pero hasta eso se hace pedazos.
¿Qué es lo que ha pasado?
Dicen que Dorothy encontró el modo de volver a Oz. Dicen que se hizo con el poder y que el poder se le subió a la cabeza. Y ahora nadie está seguro.
Me llamo Amy Gumm... y soy la otra niña de Kansas.
He sido reclutada por la Revolucionaria Orden de los Malvados. Me han entrenado para luchar. Y tengo una misión.
Eliminar el corazón del hombre de hojalata,
Robar el cerebro del espantapájaros,
Arrebatar el valor al león.
Y luego... Dorothy debe morir.

Comentario personal

Me pueden los retelling. Me encantan, sobre todo cuando se vuelven algo oscuro y demencial. Y bueno, Dorothy debe morir cumple al ciento por ciento con mi exigencia de sangre, morbo y oscuridad.


Amy Gumm es una chica de Kansas que convive en una casa rodante con una madre alcohólica y una rata, Star. Todo iba más o menos bien en su vida si se le puede decir así a que tu madre te ignore olímpicamente y te hagan bullying en el instituto hasta que un tornado la traslada con caravana y todo a Oz. Por supuesto, Amy no es ajena a este mundo: lo conoce gracias al libro de Baum y a la película de Judy Garland... sin embargo, hay algo diferente en el Oz en que ha aterrizado. Sí, hay un camino de baldosas amarillas, y sí, conduce a Ciudad Esmeralda, aunque todo lo demás es distinto. Es más… tétrico.

Ya he leído otros retelling que tienen un aire a lo Tim Burton, pero Dorothy debe morir lleva este esquema a otro nivel. He echado de menos más descripción porque quería más maldad (ya saben a qué me refiero); no obstante, mirándolo de otra perspectiva, dejar ciertas cosas a la imaginación del lector es un plus porque obliga a nuestra cabecita a maquinar por su cuenta, reinventando un mundo que, en sus inicios, es todo inocencia, esperanza y sueños, para luego convertirse en un Oz de pesadilla. Un lugar gris, donde la naturaleza muerta y las ciudades desoladas predominan, donde es posible encontrar a las orillas del camino a criaturas castigadas por insolencia colgando de un poste, donde hay agujeros en la tierra porque la tirana de la historia ha extraído magia de ella.

Y sí, Dorothy, Glinda, el Espantapájaros, el Hombre de Hojalata, el León, el Mago, todos están allí… pero no son los mismos. Dorothy es una dictadora poderosa, Glinda ya no es la Bruja Buena del Norte, y los amigos de Dorothy sólo conservan el nombre. Amy no tarda en darse cuenta de que ha pasado algo terrible.

—En el lugar de donde vengo hablan de Oz. He oído hablar de él toda mi vida. Pero esto está hecho un asco. ¿Qué ha pasado aquí?
El rostro impasible de Índigo se transformó en una mueca socarrona.
—Lo que pasó fue Dorothy.

Es entonces que aparece en escena la Orden Revolucionaria de los Malvados. Aquí es cuando abucheo a la autora y digo ¿por qué no nos mostraron más escenas relacionadas con esta asociación de villanos? La Orden ha nacido con una máxima: asesinar a Dorothy para salvar a Oz. Y, al parecer, Amy es la persona idónea para cumplir este cometido.

Dorothy debe morir se tambalea entre una ambientación de 5 estrellas y unos personajes nuevos del tres al cuatro. Su protagonista es diferente a la dulce Dorothy del libro original, con rasgos más combativos y rebeldes, pero a ratos se siente plana y aburrida. Nox, el típico chico arrogante de ojos grises (¡sorpresa!) está demás; claramente fue puesto allí para cumplir el papel del interés amoroso en una trama que no necesita estos subterfugios para funcionar.

Otra historia son Dorothy y sus secuaces, junto al Mago, las brujas malvadas y Ozma. Estos personajes son los que nos motivan a seguir leyendo: uno pasa las páginas para saber qué nueva atrocidad cometerá el León, qué nuevo experimento realizará el Espantapájaros, qué nuevo trabalenguas nos dirá el Mago. Ha sido escalofriante leer en qué se han convertido Dorothy y especialmente sus amigos; es difícil establecer un ranking de cuál me ha causado más repugnancia.


La narración no tiene nada de especial, y basta para capturar la atención de lector. No nos satura de diálogo, pero tampoco profundiza demasiado pues usa el punto de vista de Amy para retratarnos los hechos y bueno, nuestra protagonista no es muy despierta que digamos. Punto negativo son los clichés, sobre todo los relacionados a personajes juveniles.

Me hubiese gustado, eso sí, que se siguiera la corriente de los libros o de la película, y no mezclar ambos, por ejemplo, en lo que respecta a los zapatos de Dorothy. Por el peso que tienen Ozma, Mombi y otros personajes, al parecer los libros son la infuencia mayor, y por lo mismo me descolocó leer que los zapatos eran rojos y no plateados. Un detalle, pueden pensar ustedes, pero un detalle importantísimo ya que son uno de los objetos mágicos más relevantes dentro de este mundo.

¿Qué espero de la continuación? Que vayamos directo a la acción porque esta novela abundó en entrenamientos y estrategias, y oigan, yo estoy lista para que rueden algunas cabezas. Necesito más sangre. La de Dorothy en primer lugar.


Gracias a Penguin Random House por el ejemplar para esta reseña.

Club de lectura Jane Austen: Persuasión

5.2.17

¡Hola a todos! ¿Cómo están?

Durante las próximas semanas leerán varias entradas del Club de Lectura Jane Austen porque, como se habrán percatado, estoy súper atrasada con mis comentarios. Pensar que ya leímos Persuasión, Sentido y sensibilidad y La abadía de Northanger. Sip, para que noten mi irresponsabilidad. Así que no me saquen en cara lo dejada que soy, y comenten lo hermoso que es leer a Jane sobre todo cuando acompañamos la lectura con un delicioso rollito de canela hecho por Pri.

Para la junta de este libro, nos reunimos nuevamente en casa de Angie y vimos la adaptación del año 2007, que comento más adelante. Está demás decir que comimos mucho y tomamos té hasta colapsar. Nuestras juntas no son aptas para personas a dieta, ojo.

Comentario del libro

Temía esta relectura comentario repetido pero cierto. Persuasión es uno de los libros de Austen que más sentimientos encontrados me produce. Si en la primera lectura consiguió que Anne fuera un personaje odioso, en esta ocasión fue Wentworth el que salió más mal parado. ¿Cómo puedo odiar a Wentworth, se preguntarán? Pues voy a tratar de explicarlo porque ni yo misma entiendo cómo sucedió esto. O sea, sí, tengo razones pero… Bueno, las cosas son como son.

Persuasión es una novela eminentemente interiorista y sentimental, enfocada principalmente en Anne Elliott, la figura de la mujer que espera, que ama aun en la desesperanza más absoluta. En un principio Anne puede parecer un personaje plano, sumiso, opacado. Sin embargo, según avanza la novela, nos vamos percatando que nuestra protagonista sostiene una lucha silenciosa contra la sociedad, su familia y, por sobre todo, su rol en un mundo que no admite que una mujer luche por lo que quiere. Si en una primera lectura me dejé engañar por esa figura sin vida, en esta segunda ocasión conseguí apreciar la esencia de Anne, y pude rescatar aquellas frases en las que revela su mundo interior.

Wentworth, por otro lado, es el héroe austeniano por excelencia, el que se gana los suspiros de las lectoras sin hacer demasiado, sobre todo porque es un hombre hecho a sí mismo, que se ha ganado la vida honradamente y conseguido estatus con sudor y lágrimas (puede que literales). Y bueno, aunque yo amaba a Wentworth, en esta lectura —como revela en su propia carta— he notado mucho más su crueldad y su infantilismo. Nuestro protagonista no ve más allá de su nariz, le falta perspicacia y observación. Sobre todo, su doble juego con las Musgrove, con tal de satisfacer su propia vanidad, es despreciable y sólo por eso merece nuestro rencor. Su carta es lo que lo redime, como es usual con Austen, porque de otra manera jamás conoceríamos sus verdaderas motivaciones.

Está demás decir que ambos son el centro de la novela, y si bien se explora la relación de Anne con Lady Russell y los Elliot, es su dilema interno el que impregna toda la narración con un tono melancólico y abatido. Persuasión es como una obra musical: empieza lento y suave y va creciendo hasta desembocar en un arpegio de emociones.

Claramente los personajes odiosos son el resto (porque casi nadie se salva): la familia de Anne, cada cual más ridículo con su forma de comprender la alta sociedad, Lady Russell con su entrometimiento y Mr. Elliot con su ambición. Todos son antónimos de las buenas cualidades de Anne, y realzan su integridad y firmeza de carácter.

Resumiendo, valoro mucho más esta novela que antes. Por un lado, aprecio la perspectiva de Anne, su templaza, su capacidad de observación y su paciencia, sobre todo al tratar, en primer lugar, con un enamorado resentido y celoso, y segundo, con una familia horrible. El retrato austenita de la mujer y su rol en esta época es fenomenal; en las novelas de la autora, Anne es quien menos se aparta de la figura femenina de la época, pero, al mismo tiempo, es quien más lucha contra los paradigmas.

Definitivamente, una lectura atemporal que realza el valor de mantenernos íntegros a nosotros mismos a pesar de que el mundo esté en nuestra contra.


Comentario de las adaptaciones

PERSUASION
Película para TV. BBC. 1995. Con Amanda Root como Anne Elliot y Ciaran Hinds como el capitán Wentworth.

En temas de guión, esta película es relativamente fiel a la novela de Austen. Sin embargo, hay motivos que no permiten que sea de mi agrado.

En primer lugar, la caracterización de los personajes. Lo siento mucho si peco de superficial, pero Amanda Root y Ciaran Hinds no encajan con mi imagen mental de Anne y Wentworth. Por lo mismo, su interpretación me molestó en gran parte de la película, especialmente la de Hinds, pues le falta lo impulsivo y juvenil del capitán retratado en la novela. Lady Russell tampoco me agradó: con ese turbante y esa forma de hablar parecía sacada de un periodo histórico diferente.

Con respecto a la ambientación, se nota la mano de la BBC como productora, sin embargo, hay ciertas escenas un tanto curiosas por cómo y dónde se desarrollan (las que recuerdo siempre es la escena en la calle Bath, cuando Anne y Wentworth se declaran después de la carta, y el final, con ambos en el barco). Aunque se sienten fuera de tono, sí llaman al espectador a interpretar ciertas cosas sólo a través de la imagen, sin diálogos ni monólogos.

Creo que se pudo haber hecho un trabajo mejor, considerando que la mítica miniserie de Orgullo y prejuicio es de la época. Definitivamente, no es una adaptación memorable, y aunque hace honor a la historia, no deja huella en el espectador.

Lo mejor: La escena de la carta.
Lo peor: Los actores principales y lo planos que resultan.
Lo interesante: La escena final con Wentworth pidiendo la mano de Anne.


PERSUASION
Película para TV. BBC. 2007. Con Sally Hawkins como Anne y Rupert Penry-Jones como Wentworth.

Visual y musicalmente esta adaptación tiene las de ganar, pues bastante la ayuda el ser de más reciente grabación. Sin embargo, las libertades que se toma en temas interpretativos y narrativos impiden que pueda ser tomada en serio.

Tal vez la salve Rupert Penry-Jones como el capitán Wentworth, en especial por aquellas intervenciones desde su punto de vista (como las de Darcy en la miniserie del ’95), cuando devela sus angustias y esperanzas a su amigo Harville. Sally Hawkins me molestó bastante por sus balbuceos; claramente alguien, no sé si el director, el guionista o la actriz, no comprendió la personalidad de Anne, y no se pudo retratar en pantalla como correspondía. También resulta incómodo cuando Anne rompe la cuarta pared, y definitivamente es un recurso innecesario en una película de este género.

Mucho compensa, como decía al principio, el apartado musical y la escenografía. Los paisajes son una maravilla, y el juego de colores y ruidos naturales ayudan bastante a recrear ciertas partes del libro. Las melodías son icónicas y complementan perfectamente las escenas tanto rurales como más citadinas.

Los personajes secundarios pierden un poco, aunque esta Lady Russell es bastante mejor que la del 95, debo decir. La familia de Anne es tan insoportable como la del libro, y los amigos de Wentworth destacan como un diamante en un pajar, sobre todo Harville y su papel como confidente de nuestro protagonista.

PD: Este resumen de la película es bestial.

Lo mejor: La música. Rupert Penry-Jones como Wentworth.
Lo peor: Sally Hawkings balbuceando después de la carta de Wentworth.
Lo interesante: Las dos escenas de Wentworth y Harville donde el primero confiesa su error y su imperecedero amor hacia Anne.

Concluyendo, Persuasión ha subido en mi escala de apreciación, sobre todo por mi nueva comprensión de Anne y su carácter. Creo que en mi primera lectura había pecado de criticona; esta vez he podido situarme mucho mejor en el contexto histórico, lo que ha redundado en una lectura más grata. Sobre las adaptaciones, ninguna llega a la altura del libro, y merece una mejor (así que BBC, pónganse manos a la obra, por favor).

Si participaron en esta LC, pueden enlazar sus entradas o vídeos en los comentarios, y los agregaré a un listado que estará disponible en la entrada del club (click en la imagen alusiva en la sidebar).

Qué leer #2

23.1.17


Novedades del mes en curso que son de mi interés,
o que ya he leído y debo recomendar.
¡Hola! Aquí estoy de nuevo, con el segundo intento Qué leer, esta especie de entrada de novedades pero con algunos comentarios de mi cosecha, y si es necesario, algunos memes (los memes nunca están demás en este mundo hiperglobalizado).


Si se fijan en la sidebar... ¡tenemos un nuevo colaborador! Ediciones B se suma a PRH como colaborador de Libros y Misterios y, antes de continuar quiero agradecerles públicamente por confiar en este espacio que busca ser nada más que un lugar para lectores de todas las edades y gustos, donde podamos compartir y pasar un buen rato juntos conversando sobre el apasionante mundo de los libros.

Gracias a Ediciones B, este mes estaré disfrutando de un libro de Brandon Sanderson (¡al fin!), y no es otro más que El imperio final, el primer volumen de la saga Mistborn. Cuando pienso en Sanderson, pienso en un equivalente a la diosa Robin Hobb, pero en el género de la ciencia ficción. No sé si estoy equivocada, pero pretendo descubrirlo muy pronto. Ya les contaba en el número anterior de esta sección que Sanderson lleva mucho tiempo en mi lista TRB, y que este año, de algún u otro modo, caería. Así que a por él.

¡Dorothy debe morir! es un retelling de El mago de Oz, y automáticamente pasa a formar parte de mis pendientes gracias a PRH. Los retellings me encantan: me gusta cómo el autor replantea una historia conocida y, en ocasiones, genera un mundo rico y sugerente (aka Las Crónicas Lunares). Aunque El mago de Oz no me gustó tanto como yo esperaba, un retelling del mundo de Oz, donde aparezca la Ciudad Esmeralda, me entusiasma mucho. Espero que me guste y esté a la altura de mis expectativas.

En España encuentran Estados Unidos de Japón. ¿Verdad que suena increíble? Hace un tiempo preguntaba en twitter por ucronías juveniles, y si bien este libro no cumple dicho rango etario, sí es una ucronía en toda regla. Por tanto, debo leerlo apenas llegue a Chilito. Además, eso de que Japón haya ganado la Segunda Guerra Mundial... necesito leerlo. Punto.

Quizá por tener un planteamiento cliché, El imperio de las tormentas me llama como la luz a una polilla. Es que no puedo resistirme a historias de venganza y sangre. Eso sí, de leerlo iría con cuidado porque a veces te prometen una cosa y te dan otra.

En Estados Unidos se publica Roseblood de A.G. Howard,  retelling de El fantasma de la Ópera. Past the point of no return, no backward glances, the games we've played till now are at an end!... Ejem. Sí, señores. Me encanta el musical, y si hay algo de él en este libro, lo necesito.

Por último, la joya de esta entrada. En unos días se publica Wires and Nerve. ¡Aplausos por favor! Novela gráfica de las Crónicas Lunares, e historia puente entre Winter (ya leído) y Stars Above (debo retomarlo), con Iko como protagonista. I need it!

Cambio y fuera. Cuando hablo de las Crónicas Lunares colapso por culpa de mi fangirl interior.